El 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer, fecha en la que se conmemora la lucha inquebrantable de las mujeres por su participación en la sociedad en igualdad de condiciones que los hombres.

 

El 19 de marzo de 1911 por primera vez se celebró el Día de la Mujer en Alemania, Austria, Suiza y Dinamarca con mítines a los que asistieron más de 1 millón de mujeres y hombres, exigiéndose el derecho al trabajo y a la no discriminación laboral.

 

El 25 de marzo de 1911 en Estados Unidos – New York murieron 140 jóvenes en el incendio en la fábrica Triangle por haber sido encerradas lo que develó la precariedad de la situación laboral de las mujeres. Este acontecimiento repercutió en la legislación laboral de Estados Unidos y fue una alerta sobre las condiciones laborales de las mujeres en el mundo.

 

En el año 1917 en Rusia las mujeres realizaron una gran huelga el último domingo de febrero que fue el inicio de “La Revolución de Febrero”, desencadenó la caída del régimen, y finalmente obtuvieron el derecho al voto.

 

Este gran suceso ocurrió un 23 de febrero según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia, o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países.

 

Desde entonces se celebra el 8 de marzo y en 1975 las Naciones Unidas lo celebró como el Día Internacional de la Mujer en dicha fecha.

 

Esta fecha conmemorativa tiene vital importancia por las conquistas que han logrado a través del tiempo y que existen para la mujer varias luchas aún por ganar.

 

En Perú, a diferencias de países del primer mundo, esas luchas son más grandes y requieren mayor vigor porque la mujer aún se encuentra rezagada en diversos ámbitos. Sin embargo, legalmente la mujer tiene las mismas condiciones que el varón, nuestra constitución es clara al respecto. Adicionalmente la ley busca garantizar esta igualdad, por ello en el 2015 se creó la ley 30364,diseñada principalmente para prevenir la violencia contra las mujeres.

 

Entonces, en nuestra realidad, el día de la mujer más que una celebración debería ser un día de reflexión respecto nuestro comportamiento como sociedad, ya que no llevamos a la práctica lo que estipula la ley, de allí que es común ver a diario noticias como feminicidios, acoso sexual contra la mujer, etc.

 

En ese sentido debemos tomar consciencia, que la igualdad entre géneros ya es un hecho el cual debemos respetar hombres y mujeres. Y corresponde a la mujer peruana el honrar a todos los que lucharon por conseguir esa igualdad exigiendo el respeto que merecen. Dejando en el pasado el rol de víctimas, para ser ciudadanas plenas, que si bien pueden ser dañadas contra la ley, por parejas, jefes, vecinos, etc, al igual que los hombres tienen la capacidad y obligación de denunciar los abusos que pueden cometerse en su contra.


Eduardo Gálvez Monteagudo, Socio Fundador que lidera el Estudio Gálvez Monteagudo Abogados cuenta con más de 45 años de sólida experiencia en el ámbito de servicios legales en el Perú y a nivel internacional. Su experiencia legal con visión empresarial lo respalda, contando con la confianza y seguridad de sus clientes.

El principal compromiso de la firma de abogados es brindar asesoría legal integral, eficiente, e inmediata; en sintonía con los retos y desafíos actuales; y sus filas están conformadas por profesionales especializados en todas las ramas del Derecho, cuya misión es simplificar la vida de sus clientes y orientarlos en sus retos.

En Gálvez Monteagudo Abogados, más que asesores legales, somos aliados estratégicos de nuestros clientes. Si deseas recibir asesoría legal especializada y programar una cita comunícate al (511)372-4900, WhatsApp: (+51) 972141324 o correo electrónico info@galvezmonteagudo.pe