La Dirección de Fiscalización del Indecopi supervisó a siete empresas que fabrican y comercializan 14 marcas de cereales a nivel nacional, con el objetivo de verificar que los proveedores cumplan con consignar en sus etiquetas la información obligatoria exigida por las normas específicas aplicable para casa tipo de alimento, considerando su naturaleza.

Entre los incumplimientos detectados está el empleo de una denominación que no reflejaría la verdadera naturaleza del producto, lo que podría generar confusión en los consumidores, o no declarar de forma específica los ingredientes que lo conforman.

Asimismo, el no emplear correctamente la terminología para informar sobre el Registro Sanitario de sus productos, pudiendo ser ”RSA” o ”Registro Sanitario”. Tampoco se declaró correctamente la información nutricional de sus alimentos.

Tras esos hallazgos, Indecopi, a través de la Comisión de Protección al Consumidor N°3, requerirá a los proveedores la modificación del etiquetado de sus productos ”para evitar se continúe con dichas conductas”.

Cabe precisar que la detección de estos incumplimientos se dio en el marco de la campaña ”Julieta checa la etiqueta”, que a la fecha ha logrado fiscalizar el etiquetado de más de 500 productos.

 

FUENTE: DIARIO GESTIÓN